Padre de uno de los 43 estudiantes mexicanos desaparecidos corre la Maratón de NYC

0
1430

Por Arturo Conde, NBC

 

 

Para muchas personas, correr es una manera de mantenerse en forma, dándoles el poder de tomar el control de sus vidas. Pero para inmigrante mexicano Antonio Tizapa –quien corrió su primera Maratón de Nueva York este domingo- se ha convertido en una manera de luchar por la justicia y llamar la atención sobre la historia de su hijo de 21 años de edad, cuya desaparición, junto con otros 42 estudiantes tiene titulares internacionales generados.

<br/>

 

 

“Iguala es la punta de la lanza”, dijo Tizapa, en referencia a la desaparición de los 43 estudiantes el 26 de septiembre de 2014.

 

 

 

“Y detrás de esta punta hay otras luchas, malas situaciones”, dijo el padre, en referencia a los casos de derechos humanos en México.

 

 

Las 43 familias de los estudiantes desaparecidos sostienen que sus hijos están vivos. Ellos hacen un llamado a los investigadores internacionales para revisar el caso, sobre todo después de una comisión forense independiente rechazó la historia oficial del gobierno mexicano, que dice que los estudiantes fueron incinerados en un vertedero.

 

 

Para Tizapa, la Maratón de la Ciudad de Nueva York es parte de un largo viaje que comenzó con su hijo Jorge Antonio Tizapa Legideño.

 

 

“Espero que todo el mundo tendrá el placer de conocerlo pronto”, dijo el padre, “él es capaz de hacer amigos con facilidad, incluso durante argumentos … porque irradia una energía positiva [que une a las personas]”.

 

 

El chico de 21 años y sus 42 compañeros de clase desaparecidos eran parte de un programa de la universidad que capacita a los estudiantes para enseñar en los pueblos más desfavorecidos a distancia que a menudo no tienen electricidad y sólo se puede acceder a pie por senderos difíciles. Tizapa dijo que la capacidad de su hijo para unir a la gente a través de la enseñanza le inspiró a correr como una forma de conectar con los demás.

 

 

Ahora, lo que comenzó como un viaje personal de un padre que lucha desesperadamente para recuperar a su hijo, se ha convertido en parte de una búsqueda más amplia por la justicia social.

 

 

Tizapa, que utiliza la ciudad de Nueva York para entrenar para la maratón –corriendo en la arena de Coney Island para ganar resistencia, corriendo cuesta arriba Prospect Park para construir músculo, y corriendo largos periodos de tiempo en las calles de la ciudad para desarrollar una estrategia- describe cómo las carreras tienen el poder para hacer a las personas conscientes de sí mismos, les enseñan cómo llegar a ser más fuertes y más rápidos, y volver a conectar con su cuerpo y la naturaleza.

 

 

El domingo, corrió la maratón de 42 kilómetros (poco más de 26 millas) con una “playera” (camisa) que dice “Ayotzinapa 43”, en referencia a la ciudad de la universidad de profesores y el número de hijos desaparecidos.

 

 

Los voluntarios también se alineaban a los lados de la ruta de la maratón con imágenes de los 43 estudiantes, transformando la carrera del mundo más popular de larga distancia en un escenario para el activismo internacional.

 

 

“Nosotros no somos atletas profesionales”, dijo el padre. “No tenemos el talento de las estrellas del fútbol de México … Pero tenemos un gran corazón … y trabajamos duro como profesionales para hacer que la gente tome conciencia de México”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here